BOLAS CHINAS

La denominación de las bolas chinas, o bolas de geisha, es la de una esfera que contiene otra más pequeña. Lo cual lleva a que una se mueva dentro de la otra y así, produce una vibración al entrar en contacto con la vagina, por este motivo tiene también una connotación sexual.

A pesar de esto, la idea con la que está pensada es muy diferente, como explica la experta fisioterapeuta experta en educación sexual y suelo pélvico Vanessa Pazos, «al mover la bola interna se consigue activar los receptores de la información de movimiento y vibración que hay en nuestra musculatura. Lo que conlleva a una activación muscular de contracción para poder sujetarlas».

Origen de las bolas chinas

La historia y el origen es diferente según su localización. Hay un leyenda que decía que las geishas durante el  s.XVIII se utilizaban después del parto para fortalecer la musculatura perineal. Se supone que ellas se las introducían en la vagina al estar cerca del hombre. Después como contraían y relajaban la musculatura perineal, las bolas chocaban entre si, emitiendo un sonido “melódico” dependiendo de la intensidad y ritmo de las contracciones. Al llegar a los oídos del hombre aquella música celestial, este decidiría cual de las mujeres sería la mas idónea para aquello del arte amatorio.

COMO USAR BOLAS CHINAS

Para saber como usarlas comenzaremos explicando el proceso de su el uso de cualquier tipo de bolas chinas. Primero empezaremos con una única bola más grande y más sencilla de sostener por nuestra musculatura. Posteriormente pasaremos a utilizar dos unidas, que pesan mas. Por ultimo utilizaremos pasaremos a la ultima fase que consta de unas bolitas muy pesadas y estrechas. Algo que debes saber, es que nuestra musculatura pélvica es muy “agradecida” y podremos llegar a la ultima fase rápidamente.

Primer uso de mis bolas chinas

Antes de usarlas por primera vez, debes esterilizarlas introduciendolas aproximadamente unos diez minutos en agua hirviendo. Deberás lavar tus bolas chinas siempre con agua y jabón neutro antes de introducirlas en la vagina y, evidentemente debemos asegurarnos de que nuestras manos estén limpias. Para guardarlas lo mas recomendado es una bolsa de tela es ideal, para poder aislarlas del exterior.

Uso de las bolas chinas

Deberemos colocar un poco de lubricante en estas y posteriormente las introduciremos en la vagina en la postura que deseemos, ambas bolas deben quedar detrás del músculo. Quizás te parezcan grandes cuando las veas, pero se introducen sin ningún problema. Al ponerte de pie las bolas tenderán a caerse. Nosotras contraeremos el músculo de forma inconsciente para evitarlo y así, sera como si estuvieras “haciendo pesas” con tu suelo pelvico.

En el caso de que no puedas con ellas, puedes hacer ejercicio tumbada. Lo mas aconsejable es tumbarse boca arriba y tirar con la mano del cordel de extracción al mismo tiempo que hacemos fuerza con nuestra musculatura para no dejar que se salgan. Es una especie de pulso con nosotras mismas que te hará fortalecer el músculo hasta que puedan sostenerse sin problemas.

¿Cuánto tiempo debo usarlas?

Lo mas aconsejado es utilizarlas progresivamente, es decir comenzar caminando con ellas por ejemplo 15 minutos e ir subiendo poco a poco la cantidad del tiempo. En el caso de que notemos agujetas estaremos aproximadamente un par de días sin utilizar las bolas y luego volveremos a usarlas con el tiempo que llevamos.

Buscas productos para hombres? pincha para ver nuestros masturbadores masculinos